Un relato de Bajo llaves

Lejos (1ºparte)

“El era especial, ella ya lo sabía. Con una ternura lejana de lo habitual, la beso y el tiempo de espera, estallo en un deseo suave e incontrolable”

Ella, haciendo uso de una libertad olvidada, decidió poner sus ocultos deseos sobre la mesa… el mensaje era claro y contundente, “Mujer sensual busca dos hombres que la seduzcan”; y ahí estaban ellos, ávidos de nuevas experiencias respondiendo a su reclamo.

No fueron los únicos pero si los que dieron sentido a ser consecuente con su voluntad. El tiempo no fue propicio y con el pasar del mismo, sin alejarse de sus metas, aguardar modifico los medios y los vínculos fueron tomando distintos caminos… a uno ella le mostró su cuerpo y sus fantasías, pero al otro junto con ello no pudo evitar filtrar parte de su alma.

Incontables meses de charlas esporádicas, juegos, palabras, deseos… e inevitable afecto. Nada indicaba ya que aquel mensaje tomara forma… Pero el destino sorprende si la voluntad lo acompaña.

Lejos de la realidad, en un lugar mágico y sin un reloj que marque el ritmo de los acontecimientos, sucede lo inesperado, por fin se ven, se hablan, se siente mas allá del frenesí unilateral que permite la cam…

Y así es que llegaron al momento en que la utopía se esboza realidad y esta deja de ser lo que era para transformarse en algo vivido… algo lejano a lo que soñaban… agradable, dulce y placentero según ella.

Con una enorme mezcla de emociones seguramente desincronizadas. En parte por la espera, por lo que supone disponer de demasiado tiempo para idealizar, por la diferencia de sentimientos o solo por que tres son multitud, el después los halló sin mucho mas que el gozo de haberlo intentado.

Ella pese a eso partió con una sonrisa y con la convicción de saber que solo se arrepiente de lo que no hace.